Relatos ortográficos: La falda escocesa




Viajero infatigable, podía alardear de haber recorrido medio mundo. Unas veces por placer y otras (muchas) por trabajo. Como no confiaba en el esperanto como idioma universal, se entregó con pasión a sus clases de inglés diarias en todas su modalidades y no paró hasta conseguir un nivel lo suficientemente alto como para que le felicitaran allá donde iba por su buena dicción in English.

Tanto tiempo había permanecido en tierras de habla inglesa que cuando por fin pudo regresar a su país, apenas llegó a su pueblo para visitar a sus ancianos —y rústicos— padres, empezó a notar las risitas de sus vecinos de toda la vida cuando bajó del coche de línea en la plaza mayor. Le miraban raro y algunos, los más desvergonzados, le señalaban con el dedo riéndose de su aspecto sin ningún pudor. ¡Paletos!, contestó él con desprecio ante las burlas. Y siguió su camino.

Pero cuando llegó a su casa paterna, los ancianos progenitores le miraron entre horrorizados y compasivos. ¡Pero, hijo!, le dijo su madre mirándole de arriba abajo mientras abría los brazos para abrazarle y besarle, ¡cómo se te ocurre venir al pueblo vestido de escocés!

Porque sí, queridos y queridas, lo british es muy cool, muy fashion y todas las gaitas que queráis. Pero hay usos del inglés que no son bienvenidos en nuestro idioma. Uno de esos usos es el poner plural a las siglas.

Pero ¿tenéis claro qué es una sigla? Signos lingüísticos formados por las iniciales de varias palabras. O sea, un CD es la sigla de Compact Disc. Y es recomendable, como bien sabéis, desarrollarlas al completo la primera vez que se usan para que quien nos lee sepa de qué hablamos. Muy bien, muy listos.

Lo que no sé si tenéis tan claro es que las siglas no llevan puntos intermedios o finales, se leen deletreando esas iniciales, no se escriben en cursiva (salvo si son títulos: el DRAE) y … NO TIENEN PLURAL. Sí, como lo estáis leyendo.

Así que por mucho que los ingleses sí se lo pongan (CD’s), los españolitos no lo escribimos. Ojo, que hablo de escribir. Porque aunque sí pronunciemos su plural [zedés], no debemos añadir ninguna ‘s’: ni mayúscula ni minúscula ni con apóstrofo.

¿Cómo sabemos que es plural? Por el determinante que le preceda: los CD, las ITV, los GIF o las ONG.

Solo si las siglas se han convertido en nombres comunes es correcto su plural. ¿Un ejemplo? Los ovnis o las ucis.

Así que, por favor, ya sabemos que sois muy bilingües y la misma Queen Elizabeth palidece de envidia ante vuestro acento, pero dejad a las siglas en paz.. y con su forma invariable.

The post Relatos ortográficos: La falda escocesa appeared first on Yorokobu.




Deja un comentario